Franquicias: ¿Cómo funcionan?

0
24

¿Qué es una franquicia?

La franquicia se refiere a una licencia obtenida por personas franquiciadas para permitirles acceder al conocimiento, procesos y marcas registradas de propiedad de la empresa liderada por el franquiciador, lo que permite a las partes franquiciadas vender productos o proporcionar servicios bajo la licencia de la empresa.

A cambio de obtener la franquicia, el franquiciado generalmente paga al franquiciador la tarifa inicial de puesta en marcha y la tarifa anual de la licencia.

Cómo funciona la franquicia

Cuando una empresa desea aumentar su participación en el mercado o ampliar su cobertura geográfica a bajo costo, puede crear derechos de franquicia para sus productos y marcas.

La franquicia es una empresa conjunta entre el franquiciador y el franquiciado. El franquiciador es la empresa original o existente que vende el derecho a usar su nombre e ideas.

Un franquiciado es una persona que vende mediante la compra del derecho a vender los bienes o servicios del franquiciador según el modelo comercial y la marca comercial existentes.

La franquicia es una forma muy efectiva para que las personas inicien un negocio, especialmente para aquellos que desean operar en una industria altamente competitiva (como la industria de la comida rápida).

Una de las mayores ventajas de comprar una franquicia es que puede acceder a la marca de una empresa establecida, lo que significa que no necesita gastar más recursos para mostrar su nombre y productos a los clientes, y evita riesgos que pueden suceder al emprender un negocio de raíz.

También posee opciones de franquicias económicas.

Reglas básicas de la franquicia

Los contratos de franquicia son complejos y el contrato de cada franquiciador es diferente. Generalmente, el contrato de franquicia incluye ciertos tipos de pagos que el franquiciado debe pagar al franquiciador.

Primero, el franquiciado debe comprar derechos controlados o marcas comerciales del franquiciador en forma de tarifas prepagas.

En segundo lugar, el franquiciador a menudo obtiene del franquiciado el pago por la capacitación, el equipo o los servicios de consultoría comercial.

Finalmente, el franquiciador recibirá regalías continuas o un cierto porcentaje de las ventas del negocio.

Es importante señalar que el contrato de franquicia es temporal, similar al arrendamiento de un negocio, y no significa que el franquiciado tenga la propiedad del negocio.

El contrato de franquicia suele tener una duración de 5 a 30 años, y si el franquiciado viola o se resigna al contrato prematuramente, se impondrán sanciones o consecuencias severas.

Si bien algunas franquicias son marcas establecidas con menos riesgo, son franquicias rentables, y con una base de clientes confiable, otras son riesgosas y pueden requerir un desembolso financiero sustancial para el franquiciador.

Ventajas y desventajas de las franquicias

Son muchas las ventajas de invertir en una franquicia, pero también hay desventajas. Los beneficios ampliamente reconocidos de comprar una franquicia incluyen una transacción comercial lista para usar.

Una franquicia viene con una fórmula comercial integrada que incluye productos, servicios, incluso uniformes de empleados y un reconocimiento de marca bien establecido.

Dependiendo de la franquicia, la empresa franquiciadora puede ofrecer apoyo en capacitación y planificación financiera, o incluso con proveedores aprobados.

Las desventajas incluyen los altos costos de puesta en marcha y los gastos corrientes.

Otros inconvenientes incluyen la falta de control territorial o la falta de libertad creativa en su propio negocio, así como una notable escasez de opciones de financiación por parte del franquiciador.

Otros factores que afectan a todos los negocios, como una mala ubicación o una mala gestión, también son posibilidades.

Franquicia vs. StartUp

Si no desea seguir la idea de otra persona para un negocio, puede comenzar la suya propia. Si bien comenzar su propio negocio conlleva muchas recompensas potenciales, tanto monetarias como personales, también es arriesgado.

Cuando comienzas tu propio negocio, estás solo y se desconocen muchas cosas. ¿Se venderá el producto? ¿Les gustará a los clientes? ¿Ganaré suficiente dinero para sobrevivir?

Además, las probabilidades de fallar son altas. Las estadísticas muestran que el 25% de las empresas emergentes no sobreviven al primer año. Aproximadamente la mitad llega al quinto año, mientras que aproximadamente el 30% dura diez años.

Para convertir su sueño en realidad, puede esperar trabajar largas y duras horas sin el apoyo o la capacitación de expertos.

Si eso parece una carga demasiado pesada, el camino de la franquicia puede ser una opción más inteligente.

La gente compra una franquicia porque el modelo suele funcionar. Ofrece a los emprendedores prudentes un modelo estable y probado para dirigir un negocio exitoso, pero también los obliga a operar con el modelo de negocio de otra persona.

Para aquellos con una gran idea y un conocimiento sólido de cómo administrar un negocio, lanzar su propia startup representa una oportunidad para la libertad personal y financiera. Decidir qué modelo es el adecuado para usted es una elección que solo usted puede hacer.