Motivos para apostar por la Criolipolisis

0
10

La criolipolisis es una reducción no invasiva de grasa localizada que pueden efectuarse tanto hombres como mujeres en diferentes partes del cuerpo. Sin anestesia, sin cirugía, sin dolor, sin bajas médicas, sin agujas y sin medicamentos.
Seguro que lo has oido por todos lados, sobre todo a esas amigas más frikis de la belleza, la cosmética y las novedades del ámbito.

¿Criolipolisis? Sí, un tratamiento novedoso que aplica un enfriamiento controlado para tratar las células adiposas que se hallan bajo la piel sin que esta última se vea perjudicada. Las células adiposas tratadas cristalizan y después mueren.

El primer motivo para apostar por la criolipolisis es no querer pasar por el quirófano.

La tecnología CoolSculpting (que efectúa la criolipolisis) emplea el enfriamiento controlado para advertir y destruir solamente las células adiposas. Durante las semanas siguientes al tratamiento, el cuerpo procesa la adiposidad de forma natural y suprime las células fallecidas en un largo plazo.

Es un tratamiento recomendado si existe grasa localizada persistente a pesar de hacer dieta y ejercicio. No es un tratamiento prodigioso que suprima veinte kilogramos, es idóneo para tratar zonas específicas que deseamos reducir mientras que llevamos una vida sana y equilibrada.

Cada persona precisará un tratamiento diferente conforme la grasa que desee suprimir y la zona a tratar. Lo ideal es asistir al centro, una vez allá estudian y diagnostican de qué manera agredir por medio de la criolipolisis para conseguir los mejores resultados.

La criolipolisis puede tratar la adiposidad persistente del abdomen, muslos, flancos (costados), bajo el mentón, alrededor del busto y bajo los glúteos.


No duele. A lo largo del tratamiento, se ponen en la zona deseada un aplicador y una almohadilla de gel. Los aplicadores de vacío atraen el tejido hacia la copa del aplicador. Pueden sentirse tirones, estiramientos y pellizcos leves.

Más tarde se aplica el enfriamiento controlado a la zona adiposa del tratamiento (llega a los -ocho °C) con lo que se puede sentir frío intenso; no obstante esta sensación en general reduce tras diez minutos cuando se insensibiliza la zona. Bastantes personas leen, examinan sus redes sociales o bien el mail o bien aun duermen a lo largo de la sesiones. Al concluir, los pacientes reanudan sin inconveniente alguno sus actividades frecuentes.


Los resultados empiezan a verse prontísimo. Desde 3 semanas tras una sesión ya pueden apreciarse, pero los resultados más notables se observan generalmente entre uno y 3 meses tras el tratamiento.


Eficiencia probada. Coolsculpting es el único equipo de criolipolisis que cuenta con aprobación de la FDA desde el año 2010 y el que marcó el comienzo de la criolipolisis internacionalmente.