Queso Cottage: Beneficios y Uso en la Dieta Moderna

El queso cottage, un lácteo popular en los años 70, ha regresado con fuerza gracias a sus beneficios nutricionales. Este queso forma parte de la categoría de los ácidos coagulados, similar a la ricota, pero se diferencia en su proceso de coagulación, que es natural y llevado a cabo por bacterias lácticas.

Fabricado con leche de vaca, el queso cottage se caracteriza por no pasar por procesos de deshidratación, maduración o compresión, lo que le confiere una textura cremosa y fresca, adecuada tanto para platos dulces como salados.

A pesar de que a menudo se pasa por alto en busca de lácteos ricos en proteínas y bajos en grasa, el queso cottage es una excelente opción en estos términos. Comparativamente, posee menos calorías que otros lácteos: 100 gramos de cottage tienen alrededor de 100 calorías, mientras que la misma cantidad de ricota alcanza las 190 calorías y 150 gramos de yogur griego rondan las 160 calorías.

Julia Zumpano, dietista de la Clínica Cleveland en EE. UU., señala que este queso ofrece múltiples beneficios nutricionales. Una porción aporta cerca del 30% del requerimiento diario de selenio, un elemento clave en la síntesis del ADN y en la prevención del daño celular. Además, es rico en riboflavina, que fomenta el crecimiento celular y la producción de energía, y en fósforo, esencial para mantener la salud de dientes y huesos. El queso cottage también aporta una cantidad significativa de calcio.

Motivos para incluir el queso cottage en tu dieta

Favorece la pérdida de peso: Con bajo contenido calórico y alto en proteínas, ayuda a mantener la sensación de saciedad, reduciendo el picoteo entre comidas.

Contribuye a la masa muscular: Ideal para dietas enfocadas en ganar masa muscular, aporta proteínas de absorción lenta que favorecen este proceso. Su composición incluye un 80% de caseína y un 20% de suero de leche, que aportan saciedad y previenen la pérdida de masa muscular.

Ayuda a prevenir la resistencia a la insulina: El contenido de magnesio en el queso cottage es beneficioso para regular los niveles de azúcar en la sangre, además de ser crucial en diversas reacciones bioquímicas que benefician al cuerpo. Por esta razón, la Asociación Americana de Diabetes recomienda este queso como una opción ideal para quienes tienen diabetes, siempre teniendo en cuenta el control de las porciones, que es fundamental en la dieta de personas con esta condición.

Rico en selenio: El queso cottage es una excelente fuente de selenio, un nutriente vital para el cuerpo. Actúa como un antioxidante más potente que las vitaminas A, C y E, y es esencial para el buen funcionamiento de los sistemas inmunológico y hormonal.

Contiene vitaminas del complejo B: Este queso es también una importante fuente de vitaminas B, esenciales para el desarrollo cerebral, el metabolismo y el control del colesterol. Por ejemplo, la vitamina B12 es crucial para la absorción de hierro, la vitamina B2 convierte los carbohidratos en energía y la vitamina B3 mejora la digestión y ayuda a bajar los niveles de colesterol.

Fortalecimiento de los huesos: El queso cottage contribuye al fortalecimiento de los huesos, aumentando su resistencia y manteniendo la salud ósea gracias a su alto contenido de calcio y fósforo, minerales clave en la formación y mantenimiento de la masa ósea.

Contribuye al control de la presión arterial: Gracias a su alto contenido en potasio, un mineral que facilita la relajación de los vasos sanguíneos, el queso cottage ayuda a mejorar la circulación sanguínea, lo cual es beneficioso para reducir la presión arterial y controlar la hipertensión.